jueves, 18 de octubre de 2018

Dos meses

Querido Sergi:

La vida nos juntó a ti y a mí quizá por mi gusto a estar siempre en casa... y tú necesitabas alguien así.

Recuerdo cuando te llevaba conmigo al estudio de dibujo y pintura, para poder atenderte igual mientras daba las clases. Y tú tan feliz al igual que los alumn@s que también te adoraban.

Ya dos meses sin ti... y solo escribir eso, dos meses sin ti, ha llenado mis ojos de lágrimas y mi corazón de congoja, junto con la garganta que se me atraganta. Bueno... ya no es que se me hayan llenado los ojos de lágrimas... es que estoy llorando. Me lo permito poco, tú sabes, despisto a la tristeza manteniendo mi mente ocupada.

El lunes, haciendo la compra vi un peluche que me recordó a ti: un perrito de un color un poco parecido al tuyo, el tuyo es imposible de repetir, y también con las orejas largas... No eres tú pero lo compré para abrazarlo, como lo abrazo ahora mientras te lloro.

Lo he puesto en mi habitación/estudio, donde pinto y escribo, donde a ti también te gustaba estar, siempre a mi lado. Lo miro a él cuando te busco a ti, porque ver tus fotos aun me pone muy triste.

También está en el estudio, de adorno en mi mesa, la figurita del perro blanco con silla de ruedas que me regalaron cuando te comprara aquel colchón especial con parte del dinero que nuestros ángeles habían aportado.

Cancelé la exposición de cuadros que tenía acordada, por la falta de ganas, y decidí donar parte de ellos a una causa benéfica relacionada con vosotros, los ángeles peludos. Lo hice por ti y por mí, por lo agradecida que me siento a la labor de tanta gente que también son ángeles.

Bueno, dejo de escribir para dejar de llorar, que sé que a ti no te gustaba que llorase.

Te quiero, angelito... Dios... cómo te echo de menos, Sergi!!!


jueves, 11 de octubre de 2018

Obligado vivir

Querido Sergi:

Acabo de cruzarme con un vecino que venía con su gato del veterinario. ¡¡Dios mío!! aluciné cuando me dijo que el gato tiene 21 años. Me puse a pensar en los años que tienen Sonia y sus hijas... y mi intención no es vivir 15 años más. Ya he vivido más de lo que quería.

Aún hace poco leí mi diario, escrito con 15 años, donde ponía: "Seguro que voy a morir joven porque soy muy feliz" (una extraña reflexión). Años después empezaría a pensar que cuando muriese estaría deseando morir... y a día de hoy es realidad.

No es una idea deprimente morir. No tiene nada que ver con eso. Es sentir que ya has vivido todo y más de lo que querías y que tienes ganas de cerrar los ojos y no volver a despertar. Descansar eternamente. Lo malo es si resulta que hay ese más allá y ni de muerto se descansa.

Este sistema creado por el ser humano es tan antinatural que apetece mucho irse de él. Vivir parece una obligación, un trabajo. Siempre hay cosas que hacer. Siempre hay que ganarse la vida, algo tan ilógico porque la vida no se gana... la vida es.

El humano ha llenado su vida de responsabilidades, obligaciones, y a mí ya no me vale ni trabajar para vivir, menos vivir para trabajar. 

Con trabajo no me refiero a la profesión, puesto que en mi caso no son sinónimos... es más bien al revés... trabajo es casi todo menos mi profesión/vocación.

Llevo una buena temporada con ganas de cargarme este sistema sin sentido... pero está complicado el tema. Por eso me gustaría morir yo; sería mi forma de mandar el sistema creado a la mierda.

En fin, Sergi... te envidio... y te echo de menos.


jueves, 27 de septiembre de 2018

Angela


Angela, siempre la más unida a ti... Me pregunto si te echa de menos como yo, o en su sabiduría animal tú formas parte ya de otra vida, de otros momentos que no son este, en el que ya no estás para tumbarse a tu lado... en el que ya no estás para tumbarme a tu lado y abrazarte.

Echo de menos tu suave pelo, tu impetuosidad, tu vital personalidad... tu luz en mi sombra... tu mirada que me hacía sentirme tan amada. Echo de menos tu peso en mis brazos, tu cabeza sobre mis pies... tu presencia continua a mi lado... siempre buscándome y mis ojos siempre encontrándote.

Mi ángel peludo... te extraño, Sergi. Todavía no puedo escribirte y describirte sin que las lágrimas me vengan a visitar.


lunes, 24 de septiembre de 2018

L de novata

Hola, peludín!!

Tengo el corazón en un puño... aún me duran los nervios.

Con el carnet de conducir aprobado, llega el momento de prestarle el coche a Thais, pero antes, ella quiere cogerle el punto a mi coche por ser de gasolina y haber aprendido con uno diesel, y yo quiero asegurarme de que está preparada para irse sola con el coche. Así que ayer nos fuimos a dar una vuelta con el coche, conduciendo ella. Se puso muy nerviosa porque se le calaba el coche todo el tiempo... hay que reconocer que eso no ayudó nada y pudo influir en el hecho de que se saltara un semáforo en rojo y ni tan siquiera se diera cuenta de que todos los coches venían hacia nosotras por la derecha... yo estaba confiada hasta que pegué el grito porque vi que ella no se enteraba.

Hoy fuimos a dar otra vuelta con el coche conduciendo ella. Yo en plan que todo iba a ir bien. Tuvo algún despiste pero todos hemos sido novatos y hasta sin ser novatos podemos cometer despistes. Hasta que en medio de una rotonda puso el intermitente hacia la derecha cuando se dirigía a la izquierda y además hecho ya casi todo el recorrido. Le llamé la atención sobre tal hecho sin alterarme, puesto que no había tráfico ni riesgo de que hubiese ocurrido nada, y el problema fue cuando ella insistió en que lo había hecho bien.

Ya sabes que suelo pasar de discutir, pero en algo que puede marcar la diferencia entre que tenga o no tenga un accidente, no podía permitir que se quedase con su idea equivocada. Menuda discusión. Ella diciendo que se lo habían enseñado así y yo diciéndole que era imposible que se lo hubieran enseñado así. Que no podía ser que teniendo yo 30 años de carnet, ella me estuviera diciendo que yo llevaba toda mi vida haciéndolo mal. Y que tuviera en cuenta que ella es zurdo contrariada con lo cual eso la podía haber llevado a la equivocación.

Le costó, pero al final reconoció el error y se acabó el disgusto entre las dos. Le expliqué que si yo me había alterado tanto, no siendo habitual en mí, era porque es su vida y la de otros la que está en juego con lo cual no puedo pasar de todo como he hecho con otras cosas menos importantes.

Uffff... aún tengo el mal estar en el cuerpo. Ya sabes que no me gusta nada discutir y que no soy de querer que me den la razón... pero esto... en esto no me queda otra que hacer valer lo que es porque sino las consecuencias pueden ser muy graves. Hasta le dije que nos íbamos mañana a la autoescuela para explicarle el hecho a su profesor y que me dijese a mí a la cara que llevo 30 años haciéndolo mal.

Le he dicho que no se ponga nerviosa, que no se apure porque los otros conductores le puedan pitar o querer meter prisa. Que es mejor que piense de más a que piense de menos y haya un accidente. Que tenga en cuenta que ser zurdo contrariada la lleva a equivocarse entre derecha e izquierda con lo cual mejor pararse a pensar porque el primer impulso va a ser el equivocado. Hasta se me ocurrió un truco para que no se equivoque al respecto, conduciendo. 

Así que tengo que enseñarle a tener paciencia consigo misma e ir despacio al principio. Que para eso llevará la L durante un año, para recordarles a los otros conductores que tienen que tener paciencia con los novatos, que todos lo hemos sido. Parece ser que el profesor de la autoescuela le metía prisa y a ella ya le sobra nervio y exigencia.

Seguro que mañana todo va mejor.

Te echo de menos, cariño.


viernes, 21 de septiembre de 2018

Wicca

Hoy te traigo a Wicca de visita.

¿A qué está guapo en la foto? bueno... está guapo siempre, igual que tú y los demás peludos. Da igual los años que tengáis, no se os notan. En cambio, los humanos nos vamos arrugando por fuera y algunos también por dentro. Espero no acabar siendo de estos últimos.

Esos ojos de Wicca, que parecen ver aunque esté ciego. Creo que él ve lo que no veo yo. Desde luego, sus ojos parecen mostrar el propio Universo, como si Wicca conociera sus secretos.

En octubre hará tres años que comenzó a formar parte de nuestra familia. El tiempo pasa tan rápido que la vida se va en un suspiro.

Al principio los humanos vivían como mucho 40 años. Ya me tocaría estar muerta. Pero el ser humano quiere vivir cada vez más y eso repercute en el planeta y en el propio sistema humano... sin embargo, da igual... vivir cada vez más años y la juventud cada vez con menos oportunidades. Siendo nuestros hijos, así somos de egoístas.

Si de golpe y plumazo borráramos del mapa todos los mayores de 40 años me parece que las cosas cambiarían mucho. Para reflexionar lo que daría de sí tal limpieza de la humanidad. ¿Beneficiaría a las zonas del planeta denominadas "tercer mundo"?. ¿Se podrían repartir mejor los recursos del planeta? ¿Cómo cambiaría la política? Fijo que no habría problema de empleo a no ser por falta de gente que emplear lo cual beneficiaría a los sueldos.

Podría ser un buen tema para desarrollar en una novela... para investigar a fondo en todas sus posibilidades.

Y todo porque te traje de visita a Wicca y su mirada que parece del "más allá".

Te echo de menos, Sergi.


jueves, 20 de septiembre de 2018

Gripe

Querido Sergi:

Gripe. Es lo que tiene el entretiempo, que no sabe uno como vestirse y siempre pilla alguna gripe, algún resfriado, y son un auténtico coñazo. Uno quiere hacer tanto y no para de estornudar y sonarse; no queda otra que irse a la cama, ese monstruo de tortura para mi mente impaciente.

¿Cómo va lo demás? lo demás va de menos. Pero bueno... es lo que hay y ya sabes que estoy por la labor de aceptar que las cosas son como son y aunque a veces no lo parezca, siempre son lo mejor.

Thais ha aprobado el carnet de conducir justo por el día de mi cumple. Es más, también se reconcilió con su pareja el mismo día y van a volver a intentarlo. Así que dijo: "mamá, tu cumpleaños es mi día favorito del año". 

Creo que ha sido hoy (sino ayer) cuando alguien me ha dicho que soy una persona conflictiva. ¿Tú qué crees?. Ofrecí una rama de olivo que fue desechada.

Y comprendo que se haya desechado la paz ofrecida, de hecho, lo esperaba. Ratifica que mi percepción sobre los demás se mantiene bastante clara. Por otra parte, todos tenemos nuestros momentos para ser conflictivos... pero hay quien tira piedras por considerarse libre de culpa. De todas formas, esa persona ha hecho lo correcto al rechazar la oferta ya que no es persona de aceptar su parte de responsabilidad. Si le añadimos que hice esto por un tercero... la lección es que crea más en mí y en mis impresiones, porque suelen ser las acertadas.

Por mi parte, admito que molesto con verdades y que por ello se me puede considerar conflictiva, controvertida, o que sé yo. Ser auténtico tiene su coste, pero también tiene su premio.

Desde que he comprendido que tengo que tener tanto cuidado con mis proyecciones positivas como con las negativas, puedo comprender mejor cosas como esta y que no me afecten.

He tomado también una decisión que no me hace feliz pero que considero lo mejor para mí. Y es que la vida es así... a veces lo mejor no es lo que te hace feliz en el presente... a veces amar no es sinónimo de felicidad pero eso es porque también hay que amar la tristeza cuando tiene lugar.

Y es que amar es amar todo por igual, amar cada emoción que hay en mi interior para poder poner luz en la oscuridad.


martes, 18 de septiembre de 2018

Gracias por tu regalo

Hola, peludín!!

Mi cumple y no estás aunque sé que algo harás para que me entere de que sigues pasando a verme.

Los primeros en felicitarme fueron Thais y Jose, ambos pendientes de la hora para ser los primeros. Y ese es quizá el mejor regalo, saber que estuvieron pendientes por desear ser los primeros. Es bonito saber que hay dos personas a las que les importas tanto como para estar atentos a la hora concreta de cambio de día y comienzo de mi cumple aunque eso retrasase su hora acostumbrada de acostarse a dormir.

Ya ves, al final desbloqueé a Jose. Me dijeron que había preguntado por mí, preocupado, y decidí desbloquearlo. Aunque lo bloqueara para que me olvidase, no depende de mí el que me olvide, y teniendo en cuenta que es tauro, menos todavía depende de mí.

Es tarde y debería estar durmiendo en vez de escribiendo, pero quizá mañana no tenga tiempo para hacerlo (en realidad ya es hoy).

Otro año más vivido y estuviste casi todo en él. Gracias por el regalo de tu existencia en mi vida. Gracias por tu paciencia. Gracias por todo tu amor.

Y gracias por hacerme sentir que todavía sigues aquí aunque estés ahí.