domingo, 29 de abril de 2018

El ladrón de las manzanas

Reflexiono sobre esa frase, más allá de nosotros.

Considero que la biblia es uno de tantos libros que transmite en forma de metáforas mucha sabiduría, claves para resolver el misterio de nuestra existencia.

Dios creó al mundo, creó a Adam, creó a Eva, a la serpiente y al árbol. Todo sucedió como él quería que sucediese.

Ese Dios, energía, todo, o como se le quiera llamar, escogió a la mujer para ser "tentada" por la sabiduría, y escogió al hombre para ser tentado por la mujer, representando lo terrenal. En un principio y debido a la fuerza física, el hombre, tentado por lo terrenal, convierte el mundo en un caos basado en lo superficial.

Y es en la mujer y en su sabiduría donde reside la clave para recuperar el paraíso perdido. ¿Por qué escogió Dios a la mujer para crear una nueva vida en su vientre, símbolo de un nuevo mundo?. ¿Por qué Dios creó a la mujer siendo más débil físicamente? La fuerza bruta no es la solución, en ella no reside la sabiduría, ni tampoco la verdadera fuerza, en ella no reside que el mundo sea un lugar mejor.

El hombre come de la manzana porque Eva se la ofrece, pudiendo él decidir alcanzar la sabiduría o quedarse con lo terrenal. Decide entonce someter a la mujer porque la sabe en realidad más poderosa que sí mismo, ya que ella ha sido la elegida. Decide convertirla en el símbolo del pecado para no admitir ante sí mismo que pudo decidir entre ser sabio o necio.

Y el hombre camina por el mundo cayendo en la tentación. Y la mujer empieza a despertar de su letargo, decidida a salir de la sombra y hacerse con el lugar que le pertenece por derecho en el destino del mundo. Pero no se puede caer en ningún extremo. La idea de poder corrompe. Tiene que existir el ying y el yang para que exista el equilibrio. Tienen que reconciliarse los opuestos para que la sombra sea integrada en la luz.

EL LADRÓN DE LAS MANZANAS

Expuesto todo eso que ha salido de la frase, esa frase indica que es el hombre quien roba las manzanas (el fruto de la sabiduría). Toda persona tiene en su interior lo masculino y lo femenino (ying y yang). Es nuestro lado masculino el que nos roba la sabiduría. El lado masculino es equivalente a lo terrenal y racional. El lado femenino es equivalente a lo intuitivo y la sabiduría del co-razón.

Cierto que Catwoman era ladrona, pero roba desde la sabiduría, por eso su cuerpo de mujer y su disfraz de gata negra. Representando el negro lo oculto, al igual que la luna y su cara oculta, símbolos también del poder escondido. Representando el gato aquello que el humano no es capaz de ver.

Uno de los significados de robar es "quitar de una cosa algo que forma parte de ella". Catwoman roba manzanas a veces hasta de quien ni se entera que las tiene.

Conclusión: tal y como acababa la conversación, el corazón es el que sabe, y a veces hacerle caso es igual que tirarse sin paracaídas. Pero precisamente esa imagen fue la que llevó a Einstein a su teoría de la relatividad, así que tirarse sin paracaídas no tiene porque ser símbolo de estrellarse y quedar hecho una tortilla francesa en el suelo, sino que puede acabar resultando que surgen alas y uno descubre que sabe volar.


Miau
(Catwoman es mi nick en una red social)

viernes, 27 de abril de 2018

Abuso o agresión sexual

Con el caso "La manada", una vez más las mujeres se revolucionan al sentirse indignadas frente al claro machismo imperante en nuestra sociedad, pese a los tiempos que corren.
Cada una de las mujeres que se atreve a denunciar un delito de índole sexual tiene mi admiración por los ovarios que le echa. Y es que se va a ver siendo cuestionada duramente, agravando el trauma emocional causado por el hecho en sí.
La mujer ha estado tan oprimida y falta de derechos a lo largo de muchos siglos que todavía lleva en su memoria genética la influencia de ese machismo, lo cual la hace muchas veces dudar de sí misma y de si está juzgando correctamente una situación.
Ha costado mucho que cada vez sean más las mujeres las que alcen la voz para dejar claro en qué forma los machos suelen extralimitarse sin, a veces, ser tan siquiera conscientes de ello por llevar también en sus genes esa memoria machista.
Biológicamente, el instinto sexual del hombre suele estar a flor de piel y muchas veces lo domina hasta el punto de malinterpretar la amabilidad con accesibilidad, ello conlleva que se den situaciones habituales hoy en día, en las que la mujer se siente insultada de buenas a primeras porque muchos varones no dudan en emplear un lenguaje grosero que para ellos no es tal, pero que ya es una forma de abuso sexual.
Al suponerse que la mujer está liberada, parece que la situación aún se ha agravado más, desde mi punto de vista. Después dicen que hoy en día hay mucha mujer borde, pero no es que haya mucha mujer borde, es que hay mucha mujer cansada de la falta de respeto que sufren de forma habitual por malinterpretarse esa liberación femenina.
No sé si se están perdiendo los papeles, la educación, o lo qué se está perdiendo. Yo, desde luego, ante el género masculino lo que estoy perdiendo es la motivación, y estoy segura de no ser la única. Por eso cada vez más mujeres preferimos vivir a nuestro aire, sin una pareja por medio.
Y esto lo ha escrito mi yo más serio, el que ha dado más de una bofetada ante expresiones del tipo "las mujeres sois un chochito con piernas"... deplorable, porque por más que te digan que lo dicen de broma, la cuestión es que lo han dicho, y esta falta de respeto no se tolera ni de broma, añadiendo que ese tipo de hombres también están faltando al respeto a su madre, sus hermanas, y sus hijas.
Porque cuando un hombre tiene delante una mujer, lo primero que debería pensar es en cómo le gustaría que tratasen a sus hijas, sus hermanas, o su madre.
Y hay excepciones, lo sé, bastantes excepciones, pero ocurre lo de siempre: pagan justos por pecadores.

jueves, 26 de abril de 2018

Mientras sigas aquí

El otro día paseaba con un amigo que está pasando por el peor momento de su vida y busca el valor para suicidarse. Su mujer falleció hace casi dos años. Llevaban 22 años juntos y se amaban. Compartían aficiones y se podría decir que eran como almas gemelas contrarias y por ello complementarias.

No me puedo imaginar el sufrimiento de este amigo. Tener una pareja que sientes es tu pareja ideal, con la que has compartido tanto que se ha convertido en el motor que mueve tu vida, de forma que cuando ya no está, te conviertes en una sombra que vaga por el mundo buscando exhalar el último suspiro.

Se tiende a idealizar a las personas una vez que han muerto, mucho más que si ya las idealizabas en vida. Alguien enamorado de una espos@ muert@, ya nunca podrá volver a amar igual a otra pareja, porque permanecerá idealizando el recuerdo de lo que fue y se quedará anclad@ en el pasado. Realmente comprendo que se quiera suicidar.

Si alguien se quiere suicidar no puedes convencerlo de lo contrario. Solo puedes respetar su deseo de decidir sobre su propia vida y mientras, tratar de acompañarlo en el dolor pero poniendo cuidado de no acabar tú tan deprimido que seas al final el que se suicide. Con lo cual, tienes que dosificar tu intento de ayudar, por tu propio bien, porque para ayudar a los demás primero uno tiene que ayudarse a sí mismo.

Sé que no puedo impedir que este amigo se suicide; solo él puede impedirlo encontrando algún motivo por el que valga la pena seguir en esta vida. Sé que cada vez que lo veo puede ser la última vez que lo vea. Y cuando estoy con él me dedico sobre todo a escuchar, a permitir que desahogue aquello que lo está matando por dentro. No sabes qué decir, porque no hay nada que puedas decir que sirva de algo, que sirva de consuelo. Lo único que puedes hacer es estar ahí, mientras él todavía sigue aquí, e intentar robarle alguna risa en medio de tanto dolor. Tratas de ser esa bocanada de aire antes de que el mar embravecido lo vuelva a tragar.

En España, la mayor causa de muerte es el suicidio, sin embargo esto no se divulga por las posibles consecuencias.

El año pasado, aún no hace un año, se suicidó mi amiga María. Ella deseaba que existiera una pastilla que te diesen para morir dulcemente. Me dijo esto dos días antes de suicidarse.

Hace dos años se suicidó una alumna y amiga mía, con tan solo 28 años de edad. Parecía un ángel, tanto por su apariencia física como por su forma de ser, y lo último que se podía adivinar es que fuese a tomar esta decisión.

También se ha suicidado algún familiar mío.

La vida te puede llevar al punto en el que ya no deseas seguir y lo que quieres es ejercer el derecho de decidir que ya has tenido de sobra. Sí, considero que esto debería ser un derecho acogido por la ley, y que tras un examen psiquiátrico reconociendo el pleno uso de las facultades mentales, se concediese esa muerte dulce, ese quedarte dormido y no volver a despertar. Para que nadie se viese enfrentado a tirarse de un balcón, ahorcarse, pegarse un tiro a la cabeza, cortarse las venas, envenenarse, etc.

Porque no decidimos nacer (aunque hay quien teoriza que sí lo decidimos), pero sí podemos decidir morir.

Este amigo me contó una anécdota que leyó. Alguien se intentó suicidar. Por alguna extraña razón, aparecieron los de emergencias y lograron salvarle la vida cuando ya estaba clínicamente muerto. El hombre en cuestión se pilló un monumental cabreo con quienes lo salvaron y les preguntó: "¿os dais cuenta de lo que me habéis hecho?". Evidentemente, los de emergencia realizaban su labor: salvar vidas. Pero para este hombre, salvarse era sinónimo de morir.

No podemos decidir sobre la vida de los demás y solo podemos respetar sus decisiones aunque ello suponga nuestro dolor. Lo contrario sería ser egoísta, pretender que alguien viva para que uno no sufra.

Así que, solo queda el estar ahí mientras se pueda estar ahí.

¿Y a que viene todo esto?


Se puede ver el mundo de tantas formas diferentes como personas habitan en él, e incluso muchísimas más formas si incluimos a todo ser vivo. A sumar que una misma persona irá variando su percepción del mundo con el transcurrir de su vida.

Cambiamos con la experiencia vital. Lo que en su momento era lo primero se puede convertir en lo último. Lo que era blanco, puede llegar a ser negro, aunque mejor si se convierte en todos los colores posibles y aparentemente imposibles.

Una misma mente puede cerrarse o por el contrario desplegarse en su inmensidad. Una misma persona puede estar más abierta o más cerrada según el momento de su vida que esté viviendo.

Sin embargo, hay algo que no puede retroceder una vez que ha tenido lugar (a no ser que te des una leche tremenda y quedes amnésico); ese algo es la toma de conciencia y el conocimiento que ello implica: aun no sabiendo nada, no puedes dejar de saber ese nada que sabes.

No se puede borrar el pasado, aunque a lo mejor inventan algo para poder borrar aquello que uno desee, pero ¿valdría la pena? uno perdería el aprendizaje de esa experiencia; es necesaria la experiencia para justificar dicho aprendizaje, sino se convertiría en algo que sabes sin saber por qué, y al final sería como una creencia basada en algo que no existió, con lo cual, susceptible de ser cambiada con facilidad.

He leído mucha teoría de grandes sabios pero no me vale si no hay una experiencia que demuestre que no es tan solo una teoría más. Y con ello me refiero a experimentar por mí misma dicha teoría. Después están todos los condicionamientos que nos han metido a nivel subconsciente a lo largo de los tiempos, dando lugar al mundo trastornado en el que vivimos. Condicionamientos de los que me estoy descondicionando. 

¿Y a qué viene todo esto? viene por el tema de las relaciones de pareja. Por suerte, hemos avanzado algo al respecto, pero todavía queda mucho por avanzar, y es que no veo sostenible un proyecto de pareja para toda la vida, esa supuesta pareja ideal. Eso fueron cuentos que nos vendieron porque ellos se los habían creído. En los tiempos que corren se ve cada vez más claro que es necesario un cambio de visión al respecto, y ese cambio se está produciendo, despacio, pero está teniendo lugar, y con ello la idealización existen alrededor del tema irá desapareciendo.

Hay mucha gente que se queda estancada en amores pasados que tratan de reproducir en historias presentes. Hay mucha gente que espera que llegue ese alguien que le sane su corazón roto y le demuestre que existe eso de las almas gemelas. Pero la cosa no funciona así. Solo uno mismo puede sanar su corazón roto. Con respecto a las almas gemelas, olvidaros (me estoy riendo). Lo de las almas gemelas no es algo supeditado a las relaciones de pareja y simplemente consiste en el encuentro de dos almas que vibran en la misma frecuencia durante un determinado tiempo.

Esto es como creer en los Reyes Magos, que al final son papá y mamá.

Observo a mis padres. Cuarenta y siete años casados. Ni de broma me cambiaría por ellos; me gusta la variedad que ha habido en mi vida en cuanto a parejas; considero que ha sido más enriquecedor que si hubiera estado con el mismo hombre todo este tiempo. He podido vivir la experiencia de enamorarme más de una vez, de dos, y de tres, y comprobar que no solo existe un hombre que pueda ser especial, con lo cual, el mundo no se acaba si se acaba una relación. Hay más peces en el mar, y todo final es un nuevo comienzo.

Recuerdo algo que me dijo uno de mis ex: "si deseo que exista vida después de la muerte es para seguir contigo", y yo pensé "Dios, no jodas que ni de muerta voy a poder estar tranquila".

De todo esto se desprende que no me gustan los compromisos. La palabra proviene de prometer, y uno no sabe cómo va a ser mañana, cómo se va a sentir mañana, con lo cual, imposible prometer un futuro, y lo único viable es vivir el presente, sentir el presente de forma intensa porque puede ser el último presente por vivir y sentir.

Eso sí, como me gusta mantener mi mente abierta, siempre estoy dispuesta a que la vida me haga cambiar de opinión. Por otro lado, respeto a quienes todavía idealizan las relaciones de pareja. Con respecto a escribir sobre amor o desamor, lo considero un arte que no tiene porque ser reflejo de una determinada realidad, mucho menos una realidad presente. La mente es un archivo al que uno siempre puede recurrir y aunque digan que la realidad supera a la ficción, tampoco estoy de acuerdo; mi imaginación da mucho de sí.

domingo, 22 de abril de 2018

LA LEY DE LA GRAVEDAD

Ayer noche estaba tumbada en la arena, contemplando las estrellas, la luna... todo eso, ya sabéis. Estaba pensando en que mi hermano Carlos forma parte de todo eso desde hace 14 años (tal día como hoy). Estaba la tristeza de compañera; el echar tanto de menos a alguien, en su envoltura humana, para poder abrazarle, que tumbada en la arena, contemplando tanta inmensidad, sentí que él me abrazaba.
Y entonces mi mente hizo lo que hace siempre ante la tristeza: empezar a tener ocurrencias "tontas" que me hacen reír.
De repente pensé: ¿por qué creo que el cielo está ahí arriba y yo estoy aquí abajo?. Puede ser al revés. Yo estoy pegada a la tierra (así me sentía tumbada en la arena) y la inmensidad que veo está hacia abajo, no hacia arriba, puesto que la tierra es redonda, gira sobre sí misma y alrededor del sol, por otro lado, en lo infinito del universo realmente no hay arriba o abajo. Vamos, yo me veía como el imán pegado a la nevera, solo que la nevera está en el techo de la cocina. Esto me llevó a otra tontería: como tengo hierro en la sangre, por eso soy el imán pegado a la nevera que también está compuesta de hierro.
Cuando me levanté del suelo pensé: y ahora en realidad podría ser que estuviese colgando boca abajo en el universo.
Al final, todo depende del punto de vista. En ese momento me di cuenta de que realmente no estaba arriba o abajo, solamente estaba, y que el hecho de que no pudiese ver físicamente a mí hermano no significaba que él no estuviese, sino todo lo contrario: podía ser que estuviese más que yo, por ser ilimitado al no tener un cuerpo humano.
Y se me ocurrió otra tontería: ¿sabéis que es la ley de la gravedad?... que cuando estás grave tienes que ir al hospital. Esto me hizo carcajearme al imaginarme diciéndole eso a Newton.
Puedo asegurar que ni había bebido alcohol, ni había tomado ningún tipo de sustancia. Mi mente funciona así por lo general. En sus vueltas me resulta un chiste que me tiene riendo todos los días.
MORALEJA: Si estás triste, aplícate la ley de la gravedad y hazte reír. En la ley de la gravedad se entiende que a mayor tamaño de algo, mayor atracción, a lo que hay que sumarle la distancia con respecto a ese algo que resta atracción. Aplicando la ley de la gravedad a las emociones, está claro: cuanto más te rías, más te reirás y más te alejarás de la tristeza que disminuirá en tamaño proporcionalmente a la cantidad de risas.

miércoles, 3 de enero de 2018

Duele tanto...

Duele tanto que estoy bloqueada para no derrumbarme.

Imagino tus labios besando otros labios mientras los míos pensaban los tuyos... Imagino tus  manos recorriendo otros cuerpos mientras mis manos anhelaban el territorio de tu piel. E imagino como otras tomaban lo que yo creía mío y no lo era... solo yo era tuya, y tú de todas y de ninguna.

Mientras yo inventaba palabras que pudieran expresar lo que sentía tan solo con perderme en tu mirada, tus ojos recorrían párrafos que yo no podía imaginar. Y deseaba que corrieran las horas para volar junto a ti, sin saber que tú ya habías volado sin mí.

Y ahora, tengo entre mis manos mi corazón roto y no sé qué hacer con él... no sé cómo juntar los pedazos para que vuelva a parecer un corazón. No sé cómo pude darte tanto amor aun sabiendo lo que sabía. Sabía que pisarías la bendición que te ofrecía, y aun así te la ofrecí.... quise creer en ti porque creía en mí.

Quizá yo no sé amar con ese amor superior e incondicional... no debo saber, porque el dolor me está matando, y se supone que el amor no  mata, que el amor da alas para volar... así como mi amor te dio alas para volar a ti... así como tu falta de amor me está matando a mí.

martes, 2 de enero de 2018

Tú mismo

No soy capaz de odiarte. No soy capaz de hacerte tanto daño como el que tú me haces.

Creo que lo que ocurre es que te aburres y buscas provocar emociones intensas en tu vida que te distraigan del hecho de que en realidad ya estás hastiado de todo y no te queda ilusión. Y te comprendo; comprendo que estés aburrido de tu vida vacía y sin sentido. Comprendo que sientas que no sientes y que necesites provocar en los demás aquello que tú ya no eres capaz de sentir.

Necesitas la adrenalina que antes corría por tus venas, pero ya no la encuentras por más que la buscas. Y es que esa adrenalina se fundamentaba en actos que no llenaban tu alma. Ahora te encuentras con el alma vacía y la factura de una vida disipada.

Es normal que no sea capaz de odiarte, y es que tú ya te odias bastante como para que yo tenga que odiarte más.