viernes, 11 de agosto de 2017

Envíame una señal...

No sé si el miedo que tengo es a que él me haga daño, o que yo se lo haga a él.

Esto puede estar relacionado con eso de que todos tenemos un lado masculino y un lado femenino. Con lo cual... mi lado femenino, el que está escondido, tiene miedo a que le hagan daño... y a mi lado masculino (que protege a mi lado femenino) le preocupa hacerle daño.

No quiero dañarle.

Me pregunto que proyecta uno cuando se preocupa por dañar al otro. Quizá que dañar al otro es dañarse a sí mismo, y ese es la verdadera preocupación.

Cada persona es responsable solo de sí misma... de sus emociones... de sus miedos.

En biodescodificación, dos personas se encuentran para resolver algún conflicto complementario. La pregunta entonces es ¿de verdad aun me queda algún conflicto que resolver en estas lides, querido universo?. Jope... yo que creía que ya había aprobado la asignatura, y me podía sentir segura con mi pareja interior, o sea: yo + yo = pareja perfecta.

Yo creo que mi karma ya está al día en esto del amor ¿no?... a ver, universo, que me estoy haciendo un lío... ¿me puedes enviar la respuesta con una de esas señales tuyas?.

Yo es que no lo entiendo... no lo entiendo, en serio. ¿Qué demonios de mensaje pude enviar yo para que ocurra esto?. Sabía que iba a pasar, porque me lo dejaste claro con aquella señal, hace un mes más o menos, pero no quería creerlo... ahora va, ocurre, y me descolocas, porque realmente me parecía imposible, desde un punto de vista racional.

Yo no le quiero hacer daño a esos ojos azules tan bonitos. Y tú, querido universo, sabes que lo de tener pareja hace mucho tiempo que lo llevo mal (que la armadura le queda muy bien al príncipe que soy)... ¿en serio que tengo que aprobar esta asignatura?... yo creo que después de lo del "camino de Santiago"  me gané con creces un sobresaliente (manda eggs).

Que me veo por delante un futuro de discusiones y celos... Y yo lo que quiero es una vida tranquila, relajada, sencilla, llena de esas rutinas que me gustan, en mi compañía, con mi soledad, creando. Que ya me he acostumbrado a eso. Y ahora vas y me pones delante semejante tentación... ¡¡¡¡pero si no le gustan los animales!!!! debería estar ya diciendo que no.

Él dice que me tiene miedo... y no me extraña... hace bien en tenerme miedo. Hasta yo me tengo miedo.

No hay comentarios: