martes, 1 de agosto de 2017

Dormir...

Quisiera dormir, dormir, y dormir... estar viva para quienes me quieren viva, pero dormir. Estar viva para quienes no quiero hacer sufrir, pero dormir.

No tener que hacer absolutamente nada. Quizá pintar, escribir... pero sobretodo, dormir.

Mi amante soledad se ha vuelto aislamiento. Y ya solo me siento segura cuando duermo o cuando pinto... Escribiendo no me siento segura... mi sombra se agazapa entre las palabras.

En este momento no consigo entenderme. Y es querer esconderme debajo de la manta para no enfrentarme a mí. La lucha me tiene agotada.

Mis días ya no están llenos de risas. Ya no soy capaz de contar lo que me ocurre. Y las amistades están ahí, recibiendo mis negativas... y yo ya no sé qué ha pasado, qué me ha recluido de tal forma en mí. No lo sé. Ya no confío en mis conclusiones. Me vuelvo loca con los cambios en mi forma de pensar.

Y escapo, me escondo de los demás, porque quiero esconderme de mí, del yo que me está atormentando y no me deja reír.

No hay comentarios: