sábado, 22 de julio de 2017

Creer...

Solía pensar que yo sé mejor que nadie lo que es mejor para mí... Sin embargo, hace un tiempo que he empezado a pensar que hay algo superior que sabe lo que es mejor para mí y, por ende, para el bien común. Sin embargo, el hecho de que lo piense no significa que sea verdad... solo es mi posible verdad sujeta a los cambios de la experiencia en mi vida. Pero siento que estoy regresando a mi niñez, cuando tenía la certeza y no necesitaba razones.

Cuando era pequeña, creía en algo superior... no tenía ningún tipo de duda sobre que existía algo superior, y de que ese algo superior era mi amigo. Rezaba todo los noches, y además hablaba con ese amigo superior omnipotente y omnipresente que cuidaba de mí. Sabía que había que dar amor... que lo importante en la vida era dar amor. Sabía que había que dar ese amor, no por miedo al castigo, sino porque uno realmente lo sintiese así y que ese amor era comprensivo con el prójimo. Y sabía que aunque la gente moría era eterna.

Recuerdo el día que mi hija me preguntó si Papa Noel existía. Ella tenía 9 años. Sus amigos ya decían que no existía. Pero yo veía en sus ojos la misma tristeza que había sentido yo cuando descubrí que los Reyes Magos no existían. Y no quería que ella dejase de creer en la magia. Me agaché a su altura (íbamos caminando) y le dije: "Cariño, en la vida siempre te vas a encontrar con personas que no creen en la magia y que van a intentar que tú tampoco creas... pero solo tú puedes decidir aquello en lo que crees. Si tu corazón te dice que la magia existe, entonces la magia existe. Y yo, que soy mucho mayor que tú, creo que la magia existe". Y su tristeza se esfumó para dar paso a la sonrisa de quien cree.

Papa Noel y los Reyes Magos existen: somos los padres. Así que, sí existen. Existe la magia de la Navidad. Existe la magia en el día a día. Solo hace falta abrir el corazón y creer, y entonces, cuando crees, puedes ver la magia. Y para ver la magia, el pensamiento racional siempre está de más ya que es limitado y la magia es ilimitada.

No hay comentarios: