domingo, 30 de julio de 2017

¿Amigos o conocidos?

Hoy me he dado cuenta del error que hemos estado cometiendo (por lo menos yo) cuando denominamos a la gente que no consideramos amistades, como "conocidos".

Conocidos viene del verbo conocer... lo cual es una contradicción al tener en cuenta que a quienes llamamos conocidos en realidad los conocemos menos que a nuestros amigos, y viceversa.

Con lo cual... la cosa casi debería ser al revés. Los buenos amigos, llamarse conocidos, y el resto amistades.

Por otra parte, para conocer a los demás, primero hay que conocerse a uno mismo, y eso supone sumergirse en las aguas del inconsciente examinando las proyecciones propias... conocimiento que no está al alcance de todos.

Así que, algunas veces, por no decir muchas, me doy cuenta de que conozco a quien tengo enfrente mejor que él/ella mism@. Puede sonar arrogante, prepotente, pero lo digo de forma modesta. Ellos saben cosas de sí mismos a nivel consciente, pero yo puedo observar su proyección inconsciente, y con alguna pregunta, armar el rompecabezas de conocer a alguien.

Y me callo. No voy por ahí diciendo "estás proyectando esto". Lo que hago es observarme también a mí misma... pendiente de cualquier posible proyección mía, que siempre me llevará a conocerme mejor y a hacer más consciente mi inconsciente.

Cuanto más consciente eres de tu inconsciente, el lenguaje que te rodea se vuelve más rico, lleno de matices, de señales, de comunicación a nivel inconsciente. Tu vida se enriquece.

Tu vida, con esto, también se puede volver más solitaria por puro placer. El placer de tu propia compañía.

No hay comentarios: